Publicidad de pintura luminosa. En la Primera enfrentamiento Mundial, uno sobre cada seis soldados de EE.UU. tenia relojes pintados con radio

0
13

Publicidad de pintura luminosa. En la Primera enfrentamiento Mundial, uno sobre cada seis soldados de EE.UU. tenia relojes pintados con radio

Tintar esferas era un trabajo magnifico. Nunca era complicado desplazandolo hacia el pelo estaba muy bien pagado. Demasiadas ganaban mas que sus padres. Conseguian unos 20 dolares semanales, un buen sueldo. «Las mas rapidas podrian conseguir tambien el duplo. Podria lograr el equivalente a unos 40.000 dolares al ano», cuenta Kate Moore.

Colorear esferas era un trabajo extremadamente bien pagado. Las chicas ganaban harto mas dinero que sus padres

Utilizaban pinceles de cabello de camello muy finos. Para afinarlos las chupaban. Mismamente era la faena, ‘chupa, moja, pinta’… desplazandolo hacia el pelo reves an empezar. El radio se les colaba entre los dientes, como la arena.

Los miembros masculinos que trabajaban en el laboratorio, sin embargo, utilizaban un aparato sobre defensa. delantales forrados de plomo y no ha transpirado unas pinzas de marfil de manejar el radio, un material que seri­a mas dini?mico que el cosmico. Cuando las chicas empezaron an advertir que les salian extranos eczemas en la tez o que les dolia la mandibula, sus jefes las tranquilizaban diciendoles que manejaban cantidades insignificantes, que aquello era inocuo, que nunca fueran exageradas…

No prestaron amabilidad -cuenta Kate Moore- a las advertencias sobre Thomas Edison , quien alerto de que «el radio puede producir un objetivo irreversible. Todo el mundo los que lo manipulan deberian coger precauciones».

Katherine Donohue -madre de 2 ninos-, que acudio a declarar ayudada por su marido.

En 1922, los problemas sobre vitalidad de estas pintoras de esferas eran gravisimos. Algunas ya habian muerto en agonias atroces. Con el fin de Mollie debio de acontecer un alivio: fallecio dentro de horrendos sufrimientos en 1921. Tenia 24 anos de vida.

En el colmo de la perversidad, las companias que las emplearon atribuyeron las muertes a la sifilis asi­ como colaboraron en eso varios medicos.

Ante la proliferacion sobre males extranos y no ha transpirado la lluvia sobre quejas, US Radium Corporation contrato al monitor de Harvard Cecil Drinker de investigar sus instalaciones. Dictamino que estaban contaminadas de radio, sin embargo la compania sustituyo su informe por otro muy diferente en el que se sostenia que nunca habia inconvenientes y lo envio al departamento sobre Trabajo sobre novedosa Maillot. En 1925, Alice Hamilton -colega sobre Drinker- descubrio el fraude asi­ como lo conto en una revista cientifica. Drinker logro editar las conclusiones: «Incluso las sillas no usadas por las trabajadoras brillan en la oscuridad. Su pelo, rostro, manos, brazos, cuellos, vestidos, ropa interior, incluso sus corses, eran luminosos», se decia.

Testimonio agonico

En 1927, Grace Fryer encontro por fin un abogado que peleara por la novia y no ha transpirado por las cuatro companeras a las que logro persuadir. Eran cinco moribundas. Sus oponentes lo sabian, Asi que intentaron prolongar el transcurso.

Marie Curie se entero del caso: “Quisiera asistir, aunque el radio no se puede destruir Cuando ha entrado en el cuerpo”, dijo

Grace Fryer acudio a declarar sin dientes, con un corse de sostener la espalda desplazandolo hacia el pelo en silla de ruedas. Nunca pudo alzar el brazo Con El Fin De hacer el juramento de que diria la realidad. Aunque el pleito hizo que ‘las chicas del radio’ salieran en las noticias. Su caso se leyo en los periodicos sobre Paris asi­ como llego a Marie Curie, la descubridora del radio. «Me encantaria lograr asistir. No obstante nunca hay manera sobre destruir la sustancia una vez que entra en el cuerpo», dijo la premio Nobel.

Las cinco chicas que presentaron la solicitud en 1927 estaban desahuciadas. Dos de ellas no podian ni levantarse sobre la cama. Dieron voz a miles sobre afectadas

Las abogados de US Radium Corporation seguian dilatando el proceso y el magistrado se lo permitia. El periodico New York World se puso del flanco de estas chicas. «No Existen excusas Con El Fin De dilaciones. Las hembras se estan muriendo», clamaba en las editoriales.

El tiempo corria en contra de las chicas. Asi que decidieron aceptar la oferta de admitir diez mil dolares cada una sobre ellas (equivalentes a cien mil dolares de ahora) y, ademas, la entidad correria a cargo sobre sus gastos medicos.

Grace Fryer murio en 1933. Demasiadas sobre sus companeras fallecieron envenenadas sin haber recibido ninguna gratificacion. Investigaciones medicas posteriores mostraron que, al chupar las pinceles, estas trabajadoras ingirieron al anualidad dentro de cientos y miles de microcurios (unidad sobre actividad radiactiva). Una barbaridad.

Consecuencias positivas

El radio -que tambien mato a Marie Curie, en 1934- se siguio usando Con El Fin De iluminar relojes hasta 1968, No obstante con medidas protectoras. Nunca se sabe la cifra exacta sobre victimas sobre la pintura radiactiva, pero separado US Radium Corporation dio empleo a unas cuatro mil iluminadoras sobre esferas. Y no ha transpirado hubo mas companias del garbo.

Una consecuencia positiva sobre esta terrible tragedia podri­a ser en 1949 el Congreso sobre EEUU aprobo compensaciones Con El Fin De las enfermedades provocadas en el empleo desplazandolo hacia lo que es meet-an-inmate el pelo se mejoraron las medidas de seguridad laboral.

Recortadura de prensa en el proceso por envenenamiento

Luego sobre la sentencia del caso sobre ‘las chicas del radio’, Joseph P. Knef -el dentista de Mollie- analizo nuevamente los restos del hueso de la quijada sobre la chica y encontro un notable nivel sobre radiacion. Como causa de su homicidio figuraba la sifilis.

DE CONOCER MAS

Las chicas del radio, de Kate Moore (editorial Capitan Swing).

BÌNH LUẬN

Please enter your comment!
Please enter your name here

Website này sử dụng Akismet để hạn chế spam. Tìm hiểu bình luận của bạn được duyệt như thế nào.